EL MUNDO DEL GATO

LA TOXOPLASMOSIS

Vamos a intentar aclarar todas esas dudas que se plantea la gente frente a esta enfermedad parasitaria, que inevitablemente se asocia con los gatos y que tanto miedo produce a las mujeres, sobre todo si están o piensan estar embarazadas.

El Toxoplasma gondii es un protozoo (o parásito unicelular) que infecta a la mayoría de los animales de sangre caliente, pero solamente los felinos son los hospedadores en los que se puede completar el ciclo biológico.

El gato puede adquirir la infección de varias formas:

  • La más frecuente es la ingestión de carne cruda que esté contaminada con este parásito.
  • La segunda opción sería el contacto con heces de otro gato contaminadas.

Simplificando la descripción del ciclo biológico, los quistes del parásito ingeridos en la carne sufren unos cambios en el intestino del gato, y se liberan por las heces en forma de ooquistes. Estos ooquistes no son infecciosos para otros gatos o para las personas, hasta que se encuentran en el ambiente por lo menos durante un día.

La mayor parte de los gatos infectados con Toxoplasma no muestran signos clínicos, por lo tanto no parecen animales enfermos. Cuando se presentan síntomas son variables y relativamente graves para el animal. Aunque algunos gatos mueren por la infección, la mayoría se recuperan y desarrollan inmunidad. No se sabe por qué algunos gatos mueren y otros se mantienen asintomáticos.

Los gatos infectados con Toxoplasma, excretan grandes cantidades de ooquistes durante únicamente 1 ó 2 semanas y solamente suelen tener un episodio de excreción en toda su vida. Esta excreción puede comenzar desde el día 3 al día 21 después de haber ingerido el parásito.

Una vez en el ambiente, los ooquistes resisten a los desinfectantes, congelación y desecación. Pueden ser destruidos con temperaturas de 70º durante 10 minutos o más.

¿En que medida afecta esto a la convivencia del ser humano con uno o más gatos? Las recomendaciones de muchos ginecólogos sigue siendo que "se deshagan del gato de la casa" en cuanto haya una mujer embarazada. ¿Las mujeres embarazadas son incompatibles con un gato?. Por supuesto que no.

La toxoplasmosis es una enfermedad grave para una mujer embarazada, ya que existe un alto riesgo de producir malformaciones fetales. Resumiendo todo lo expuesto anteriormente, y suponiendo que nuestro gato haya contraído el toxoplasma, podemos prestarle atención a un par de puntos importantes:

  • La única fase infecciosa del parásito en referencia a la convivencia con nuestro gato es el ooquiste excretado en las heces.
  • Este ooquiste se excreta solamente máximo durante 2 semanas en la vida de nuestro gato.
  • Los ooquistes necesitan estar en el medio ambiente más de 24 horas para poder ser infecciosos.
  • Los ooquistes son muy resistentes a los métodos habituales de desinfección.

Por lo tanto, con sentido común, podemos seguir compartiendo la vida con uno o más gatos y tener hijos sin riesgo a contraer la toxoplasmosis.

Simplemente debemos tener en cuenta las siguientes medidas higiénicas:

  • No tocar con las manos las heces del gato.
  • Ponerse (por ejemplo) guantes para limpiar la bandeja de la arena.
  • Lavarse bien las manos.
  • Limpiar la bandeja 2 veces al día para que no de tiempo a los ooquistes a que sean infecciosos.
  • Siempre puede haber otra persona que se encargue de limpiar la bandeja.
  • No darle a nuestro/s gato/s carne cruda o no congelada previamente. (Son los ooquistes los que no se destruyen con la congelación, las otras fases parasitarias, como las presentes en la carne, sí se destruyen con la congelación).
  • Intentar evitar que el gato cace o ingiera animales muertos. (Si esto es imposible, cumpliendo las medidas higiénicas anteriormente citadas, tampoco pasa nada…).

Y MUY IMPORTANTE

  • Las mujeres embarazadas, no deben comer carne cocida a menos de 70º o no congelada.
  • Deben ponerse guantes para realizar cualquier trabajo de jardinería en el que se manipule tierra y lavarse las manos al finalizar el trabajo.
  • También se debe evitar la manipulación de carne cruda para nuestro propio consumo (no sólo los roedores pueden tener toxoplasma).
  • Lavar muy bien verduras y ensaladas, ya que han podido estar expuestas a los ooquistes antes de su recolecta.

Como podéis observar la posibilidad de contraer la toxoplasmosis es bastante más amplia que limitarlo a "tener que deshacerse del gato". Esto posiblemente sea tan sólo una manera muy cómoda de evitarse todas las explicaciones anteriores.

Respecto a los análisis de sangre que se hacen al gato para detectar la presencia de anticuerpos frente a toxoplasma:

  • Si son negativos: indican que el animal posiblemente no ha estado expuesto al parásito con anterioridad, pero no le exime de exposiciones futuras.
  • Si son positivos: indican que posiblemente el gato haya estado en contacto con el parásito y por lo tanto muy posiblemente esas 2 semanas en las que excretó ooquistes por sus heces hayan pasado hace tiempo.

Lo que pretendemos decir es que aunque le hagáis estas pruebas a vuestro gato, y el resultado sea negativo, las medidas de higiene para una mujer embarazada deben ser las mismas. Y si vuestro gato fuera positivo, no significa ni mucho menos que tenga que ser un animal infeccioso.

Si, en cambio, el resultado fuese positivo, debéis daros cuenta, que tampoco tiene sentido deshacerse del gato, sino simplemente, mantener esas medidas de higiene.

Esperamos haber aclarado algunas dudas y evitado algunos abandonos ocasionados por dueños de gatos que, simplemente, han sido mal aconsejados.

P. Alfaro Calleja (Veterinaria)